Acerca de mi

Soy Patricio Pimienta y soy fotógrafo.

Mi historia con la fotografía empieza a raíz de un viaje que hice a Inglaterra, donde viví una temporada rodeado de paisajes tan pintorescos y lugares que me hicieron ver de diferente forma todo lo que antes conocía; mi trabajo, que hasta entonces se relacionaba con mi carrera en ingeniería en sistemas se volvió monótono y al regreso de mi viaje, decidí dar un salto, comprarme una cámara y empezar a tomar fotos; resultó mucho más divertido. Un par de años después dejé mi trabajo de ingeniero y me entregué por completo a lo que verdaderamente me apasiona: tomar fotos, conocer gente nueva, viajar.

Mi aprendizaje ha sido prácticamente autodidacta, a base de prueba y error, mi estilo de vida me ha permitido aventurarme en la experiencia de la foto.

Mi acercamiento hacia la fotografía de danza empezó cuando un día en el MET de Nueva York vi un cuadro de Degas en vivo por primera vez y me quedé deslumbrado por el uso de la luz y los tonos pasteles en sus obras; de igual forma el tema del ballet me gustó mucho y me dejó tan interesado que un día empecé  a ir a una escuela a ver las clases, a aprender como se hacían las cosas; quedé fascinado y durante un año fui todos los días hasta que empecé a entender lo que era el ballet, incluso sin ser bailarín (cosa que aunque no me crean ¡no soy!)

Al irme sumergiendo en el mundo de los bailarines descubrí un arte maravilloso que combina la delicadeza con la fuerza atlética del cuerpo, sobre el escenario y enfrente de una cámara son artistas que demuestran una fortaleza física y mental que me fascina retratar.

La fotografía de boda me parece muy divertida, para mí es una prioridad conocer siempre antes a los novios para luego documentar ese momento. Me gusta acostumbrarlos a platicar conmigo antes del gran día; saber qué les gusta, cómo son, qué puedo esperar de ellos y ellos de mí. Tener la oportunidad de guardar en imágenes un día tan especial es increíble, una experiencia que siempre me llena de energía, me encanta compartir con la familia todos los momentos de la ceremonia; el nervio, las risas y toda la emoción que expresan sin darse cuenta. Eso mismo trato de expresarlo yo con mi lente para que los novios guarden para siempre grandes fotos del día de su boda.

.

En general soy una persona que ama viajar para poder guardar cada momento de esas aventuras en una fotografía.

Soy un fotógrafo responsable y muy metódico; me encanta tener perfectamente organizados mis lentes, cámaras, baterías etc, con mucha anticipación, soy muy confiable como profesional y mis parejas de boda siempre tienen garantizado eso, además de tener una experiencia súper divertida en un día tan especial para ellos.